Splendor in the Grass

Más que ante una película al uso, nos encontramos con este film ante una poesía trasladada a 35 mm. “Esplendor en la hierba” (“Splendor in the Grass”) es una joya cinematográfica protagonizada por unos maravillosos Warren Beatty y Natalie Wood. La historia transcurre en un pequeño y conservador pueblo de Kansas en 1928 (también abarca el siguiente año, 1929 y trata el crack de la bolsa de esa época), escenario de una gran historia de amor.

“Esplendor en la hierba” cuenta la historia de amor de dos adolescentes, el descubrimiento y la vivencia de ese gran amor de la vida, ése que nunca se llega a olvidar y que deja una huella imborrable. Bud es un chico que no está nada interesado en los negocios que su padre tiene con el petróleo, aunque éste se empeñe en que debe ir a la universidad para formarse y tomar las riendas de la empresa. Pero Bud únicamente está interesado en estudiar en la escuela de agricultura para llevar una vida tranquila y ocuparse de su rancho. Su padre es una persona incapaz de escuchar a los demás, qué únicamente trata de imponerle a su hijo lo que él cree que es lo que más le conviene. Bud sufre porque no es capaz de enfrentarse a él y decirle claramente que es su vida y que hará lo que quiera, que no puede obligarle a vivir una vida que no le pertenece. Toda esta situación genera una gran frustración en el chico y le hace sentir una gran impotencia.

Deanie está muy enamorada de Bud pero sufre un choque generacional con su madre, que trata de imponerle su forma de pensar, retrógrada y anticuada, sobre el papel que deben representar las mujeres en la sociedad y como pareja de los hombres. Trata de inculcarle que una “buena chica” no debe sentir deseo sexual, que únicamente ha de complacer a su marido. Que las mujeres “decentes” no sienten esas cosas, que eso es para los hombres y que debe practicarse sexo únicamente dentro del matrimonio y para procrear. Por ello Deanie siempre procura comportarse como una “niña buena” y nunca da el paso de mantener relaciones sexuales con Bud, por la presión social, que diferencia a dos tipos de chicas: aquellas con las que los chicos se acuestan para pasárselo bien y desahogar el torrente hormonal propio de la edad y otras, las “decentes”, que son aquellas con las que acaban casándose y teniendo hijos, sumisas y obedientes.

Cada uno a su manera, Bud y Deanie acaban por revelarse contra esas absurdas imposiciones sociales, contra esos padres que quieren imponer una forma de ser, de comportarse y de vivir a sus hijos. En el caso de Bud esa lucha por buscar su propio lugar en el mundo lo lleva a un estado de decadencia moral. Deanie, por su parte, acaba por encontrarse al borde de la locura y a punto de perder la cabeza.
No sólo como trasfondo sino como metáfora de esta bella historia, que con tan apasionada y sublime interpretación nos cuentan Warren Beatty y Natalie Wood, el famoso extracto del poema del británico William Wordsworth (1770-1850), adorna el film:

“Though nothing can bring back the hour
Of splendour in the grass, of glory in the flower;
We will grieve not, rather find
Strengh in what remains behind.”

“Que aunque nada pueda traer de nuevo
el esplendor en la hierba, la gloria en la flor;
no debemos apenarnos, sino encontrar
fuerza en lo que queda atrás.”

Con esta poesía, Elia Kazan quiso trazar la gran historia de amor de estos jóvenes. Aunque el tiempo y las circunstancias lleven a Bud y a Deanie por diferentes caminos, aunque aquello con lo que soñaban, lo que idealizaban en la juventud, no acabe por realizarse, siempre quedará el recuerdo. Deanie interpreta así el extracto del poema de Wordsworth, cuando le pregunta su profesora sobre su significado: “Cuando somos jóvenes tendemos a verlo todo de forma muy idealizada; cuando nos hacemos mayores, debemos olvidar los ideales de juventud y encontrar la fuerza.” Quizá la pareja deba sacar fuerzas de la intensidad de ese amor vivido, para continuar adelante. Aunque nada acabe siendo como ellos creían que sería, aunque sus vidas tomen rumbos muy diferentes, la belleza y la intensidad de ese amor permanecerá en sus recuerdos.

Nota: 10/10

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine y televisión, Ficción, Reflexiones y opiniones y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s