Melilla, esa ciudad que no te cuentan.

Estos días festivos me encuentro en Melilla, visitando a mi hermana. Ella vive aquí desde hace más de una década. Es la segunda vez que vengo, aunque la primera estuve aquí durante la fugacidad de un fin de semana. Confieso que antes de tener un vínculo familiar con la ciudad no sabía nada sobre ella, seguramente la misma idea que tendrás tú que lees esto, si nunca has venido. Aunque en la actualidad ese “no saber nada” está ahora, por desgracia, mucho más empañado con la imagen que los medios de (in)comunicación están dibujando en la mente de los ciudadanos, sobre esta bella y dinámica ciudad. Creo que es algo bastante obvio pero igualemente necesario repetir. Escaparnos, aunque sea por unos días, de esa “jaula” cultural en la que vivimos cada uno de nosotros, es la mejor herramienta para poder juzgar y acabar con los prejuicios. Cada día me sorprendo (mejor dicho, me espanto) más de lo que pueden llegar a condicionar la mirada de las personas la ignorancia y los medios masivos. La gran mayoría de ciudadanos nos son en absoluto conscientes de la manera tan descarada en que están siendo manipulados cada día. No conscientes ni lo más mínimo de cómo periódicos en papel o digitales e informativos de radio y televisión pueden llegar a distorsionar su visión del mundo y de los otros. Cada día, esos mismos medios de comunicación ponen a prueba mi hartazgo, mi cansancio mental, mi indignación. Cada día me aburren más. Como periodista, últimamente me planteo con más intensidad y frecuencia cuál es el sentido de esta apasionante y enriquecedora profesión si no puedo ejercerla de la forma en que creo. De qué sirve trabajar “como” periodista si no puedes “serlo” realmente, si no puedes hacer tu trabajo de la manera en que se debe hacer, utilizando en tu tarea la esencia misma de la profesión. Yo me hice periodista por vocación, porque creo en esto y soy consciente de la responsabilidad social que supone. Por ello creo que si no puedo hacer bien mi trabajo, si no puedo ejercer el periodismo para unir en lugar de separar; para dar a conocer, en lugar de distanciar y crear clichés que se vuelven más absurdos cuánto más avanza el siglo XXI, prefiero dedicarme a otra cosa. En ese caso podré ejercer mi profesión en el campo personal, con total libertad, honestidad y ética. Un periodista lo es siempre, aunque no trabaje para otros o no publique para un gran público. Sin embargo, dudo que el periodismo (en sentido más puro) me proporcione mi sustento económico principal si no encuentro “mi lugar”. Uno que no me suponga conflictos éticos y de sentido común personal y profesional. Un sitio que no haga que me avergüence de compartir profesión con los que publican (con hincapié en titulares y vocabulario elegido) ciertas piezas hoy en día en este país. Uno que haga que me sienta orgullosa de haber alcanzado mi sueño de la infancia de ser periodista. Uno que haga que cada día me dé gracias a mí misma por haber empleado cinco años de mi vida en estudiar esta carrera. Uno que haga que a mis profesores favoritos, los que más estimularon mi sentido crítico, mi capacidad de análisis y reflexión, los que hicieron que me reafirmase en mi cosmovisión. Los que me mostraron que no soy la única que cree en esto, que no soy una simple idealista. Uno que haga que a esos profesores se les dibuje una sonrisa de satisfacción cuando algún día lean mi trabajo. Estos días me encuentro en Melilla y pienso que esta ciudad seguramente para ti sea sinónimo de “valla”, de “frontera” y de otras muchas cosas que publican cada día los medios y que prefiero no repetir, por decencia. También pienso que seguramente conoces a mucha gente que piensa que es peligrosa o desaconsejable, aunque yo, que he estado aquí, desconozco el motivo. Y, sin embargo, Melilla es una ciudad llena de vida, con tanto que ofrecer que me faltan tiempo y días laborables. Habrá que volver a visitar la España africana. Melilla merece la pena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Pensamientos, Periodismo, Reflexiones y opiniones, Sociedad, Viajes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s